Introducción al UIM E1 World Electric Powerboat Series | © E1 Series

Hoy viernes 25 de septiembre de 2020, en el exclusivo Monaco Yacht Club, hemos sido testigos de la presentación en sociedad del “UIM E1 World Electric Powerboat Series”, el primer campeonato de barcos eléctricos.

La elección del club náutico de Mónaco para la presentación del campeonato eléctrico no es coincidencia. La entidad presidida por Alberto II de Mónaco tiene desde hace años una estrategia decidida por la sostenibilidad y el uso de energías renovables. Por esta razón, el club celebra desde 2014 la Solar & Energy Boat Challenge, una competición anual que se ha convertido en todo un escaparate del I+D de la náutica.

El nuevo campeonato cuenta con licencia exclusiva de la UIM (organismo internacional de la navegación a motor), y nace con el propósito de utilizar el deporte para crear conciencia sobre los problemas del cambio climático, así como de servir de plataforma de desarrollo tecnológico para los vehículos eléctricos, tal como ocurre con las carreras de coches.

«El uso de energía eléctrica en el agua aún se encuentra en una etapa embrionaria«

Alejandro Agag

Un proyecto de Alejandro Agag, fundador de la Fórmula E y la Extreme E, junto con Raffaele Chiulli, presidente de UIM (Union Internationale Motonautique) y Rodi Basso, ex director de deportes de motor de McLaren.

Sophi Horne ha sido la encargada de diseñar la nueva lancha eléctrica que han sido bautizada como RaceBird.

El prototipo cuenta con un peso de 380 kg y una longitud de 4,8 metros. Está equipada con una batería de 30 kw/h, con un tiempo de recarga estimado de 30 minutos.

La RaceBrid es capaz de alcanzar velocidades de hasta 60 nudos (111 km/h), con un casco monoplaza que navegará por encima de la superficie del agua, gracias a un sistema hidroala.

SeaBird Technologies, con sede en Reino Unido, es la empresa encargada del desarrollo y la producción de la RaceBrid.

Prototipo de la RaceBird diseñada por Sophi Horne.

Planteamiento de la E1 World Electric Powerboat Series

Después de la celebración de la primera edición del día mundial del vehículo eléctrico, la presentación de la nueva E1 World Electric Powerboat Series pretende reclutar hasta 12 equipos, cada uno de los cuales dispondrá de dos barcos, uno con base en Europa y otro que se almacenará a bordo del ‘St.Helena‘, un antiguo buque de Royal Mail británica que la organización utilizará como paddock flotante para las citas fuera del viejo continente. Los promotores esperan atraer desde expertos en motonáutica a pilotos de carreras de vehículos eléctricos.

Cada fin de semana de carreras de la E1 habrá una serie de mangas clasificatorias, eliminatorias y la final que determinará al vencedor de cada prueba del calendario. El campeón mundial será aquel que acumule más puntos a lo largo de la temporada. El reto no será sólo exprimir toda la velocidad de la RaceBird en diferentes condiciones de mar, sino la capacidad del piloto para conservar energía, ya que a partir de los cuartos de final habrá un suministro limitado de energía.

Una iniciativa, junto con Extreme E y la Fórmula E, acelerará la movilidad sostenible a nivel mundial.