Mascarillas inteligentes, una necesidad | m.gregori.sa
LG Puricare Air Purifying Mask

El complemento que más se está llevando desde el inicio del Covid-19 es, sin duda, la mascarilla. Un complemento que siempre ha estado asociado a países asiáticos, que por población y contaminación la hacían necesaria. Ahora se ha convertido en una necesidad global.

Esto ha provocado que volvamos a utilizar productos de “usar y tirar”. Una vez usadas las mascarillas desechables en su mayoría, según el Ministerio de Consumo, deben tirarse al contenedor de los restos. Convirtiéndose en toneladas de desechos que no se pueden reciclar.

Estos objetos que hoy nos protegen, tardarán siglos en desaparecer. Se estima que una mascarilla higiénica común, abandonada en un entorno natural, puede tardar en degradarse entre 300 y 400 años.
Greenpeace lanzó un llamamiento para sustituir las mascarillas desechables por otras reutilizables que “se puedan desinfectar adecuadamente”.

Más allá de dejar de usar mascarillas desechables. Lo ideal sería utilizar mascarillas con componentes reciclables y reemplazables.

Sin embargo, los problemas que presentan las mascarillas convencionales las hacen más molestas o incluso más caras a largo plazo, ya que son reutilizables durante mucho tiempo, realizando su función adecuadamente.
Así, como es común en su uso la sensación de agobio, de aumento de densidad del aire que respiramos tras las mascarillas quirúrgicas (que son las más habituales) o no poder usar gafas por el vaho que se produce.

Aunque es un producto que lleva años en desarrollo para paliar los efectos de la polución del aire, podemos encontrar en el mercado una serie de mascarillas inteligentes, las cuales en la mayoría de los casos han adquirido una nueva dimensión en la actual crisis sanitaría, ya que el sistema de filtros que integran en su interior filtra las partículas de tamaño del lCovid-19 y protege frente a éste.

Cliu, la mascarilla inteligente que se auto desinfecta y mide tu frecuencia cardíaca y respiratoria.

Las mascarillas inteligentes tienen como objetivo principal conseguir una mejor calidad del aire que se respira y para ello, uno de los mecanismos que incorporan son sistemas eléctricos a batería con filtrado de introducción de aire fresco y extracción del aire respirado.

Dependiendo del modelo, estos sistemas de ventilación filtrados se pueden regular en velocidad dependiendo del uso que queramos darle. En consecuencia, la duración de la batería recargable por USB dependerá en función de la velocidad usada.

Suelen contar con filtros intercambiables de alta eficiencia HEPA (entre otros), este tipo de filtros son utilizados en aviones y hospitales para limpiar el aire de partículas como virus y bacterias.

Están compuestos por una malla de fibras dispuestas al azar. Las fibras típicamente están compuestas por fibra de vidrio con diámetros entre 0,5 y 2,0 μm. Los factores más importantes para tener en cuenta en un filtro HEPA son el diámetro de las fibras, el espesor del filtro y la velocidad de las partículas. El espacio entre las fibras es mucho mayor de 0,3 μm, pero eso no significa que las partículas con un diámetro menor puedan pasar. A diferencia de los filtros de membrana los filtros HEPA están preparados para retener contaminantes y partículas mucho más pequeñas.

Gracias a su capacidad de filtrado, eliminan un porcentaje alto de virus y bacterias, además de filtrar polvo, polen y alérgenos.

Las mascarillas inteligentes por lo general suelen tener un diseño ergonómico para que sea muy fácil de ajustar en el rostro minimizando las salidas de aire en nariz y barbilla. Los materiales para su fabricación pueden variar bastante, dependiendo el modelo y uso.

Mascarillas inteligentes, una necesidad | m.gregori.sa
C-Mask de Donut Robotics, una mascarilla inteligente que habla 8 idiomas.

En cuanto a prestaciones adicionales dependerán del modelo y fabricante. Pueden disponer desde sensores y una serie de algoritmos que, a través de una aplicación, medirán la calidad del aire, de la respiración, la frecuencia cardiaca y detectará si hay algún foco activo de coronavirus en las proximidades, hasta micrófonos Bluetooth para cuando hablemos por teléfono e incluso adornos con luces LED.

Respecto a su limpieza y desinfección, la mayoría basta con hacerlo con agua y jabón o usando una solución hidroalcohólica, sin embargo, algunos fabricantes incluyen un estuche equipado con luz ultravioleta que estelariza la mascarilla inteligente en unos minutos.

Sus precios oscilan desde los 40€ a los 300€ aproximadamente.

En definitiva, las mascarillas inteligentes suelen ser ecológicas, reciclables, seguras, tecnológicas y en algunos casos favorecen la estética.

Artículos que te pueden interesar

Gogoro Network la red de intercambio de baterías | m.gregori.sa
Gogoro la red de intercambio de baterías

El intercambio de baterías en los vehículos eléctricos siempre ha fracasado. Gogoro lleva desde el 2015 haciendo que funcione.

Piloto de Trombia Free en Jätkäsaari | m.gregori.sa
Piloto de Trombia Free en Jätkäsaari

El piloto de Trombia Free implica limpiar las calles de distrito de Jätkäsaari de Helsinki de forma autónoma y con | Seguir leyendo

¿Te ha gustado? Compártelo